5 consejos para diseñar un logo profesional

5 consejos para diseñar un logo profesional 960 600 Alex Santana

Cuando nos enfrentamos al reto de crear un logo profesional necesitamos tener claros algunos principios. En este post de damos 5 consejos para crear un logo profesional que nosotros consideramos esenciales y básicos.

Diseñar un logo profesional no se trata solo de crear un símbolo o un dibujo que identifique a tu empresa, marca o producto comercial, sino que también es una poderosa herramienta de comunicación para tu marca que transmite tu esencia, valores y te conecta con tu público objetivo.

Menos es más. La verdad es que oímos mucho esta expresión y está un poco manida, pero no deja de ser cierta. Un logo debe quedarse grabado en nuestra memoria.

Ahora pregúntate: ¿cuántos logos ves al día?.

Haz la prueba e intenta contar solo en el espacio de 1-2 minutos cuantos logos ves a tu alrededor, por ejemplo en tu escritorio: ordenador, teclado, ratón, pantalla, altavoces, teléfono (fijo o móvil), router, lápices, bolis, el bate de beisbol que tienes guardado en el armario etc. ¿Ya?

¿Y si estás en el baño leyendo este post? (esto es muy personal, pero yo soy de ir con la Tablet, así que una marca más 😉). En el servicio encontrarás productos de aseo varios (para el pelo, jabones, cremas, espejos, papel confort como lo llaman en Sudamérica…).

Si estás en la calle ya ni te cuento: coches, bicis, patinetes,  supermercados, tiendas, restaurantes, naves espaciales…

Y ahora, a comprar al super, ¿eres capaz de contar cuantas marcas puedes haber visto en un corto espacio de tiempo dentro de tu establecimiento de confianza?. Es casi incalculable.


Por tener un dato, según el libro “Diseño de logos” de DAVID AIREY, un americano medio (por ejemplo de Arkansas, esto si que me lo he inventado) ve una media de 16.000 logos, anuncios o etiquetas al día.


Y es que no nos damos cuenta pero la cantidad de información visual que registramos en un día es bestial.

Y ahí van dos preguntas clave:

  1. ¿Por cuanto tiempo ves esos logos?
  2. ¿Cuáles recuerdas más?.

La mente es selectiva y estamos ya muy acostumbrados a la contaminación visual, así que somos capaces, tal vez, de recordar unos pocos. A no ser que tengas memoria fotográfica estilo Rain Man.

Pues probablemente recuerdes los que realmente hayan llamado tu atención (por su color, por su forma, porque te resultó moderno, anticuado, porque transmitía una rápida asociación de ideas o incluso por su fealdad, que puede pasar también…).

Y ahora otra pregunta: ¿Cuáles de esos logos podrías reproducir si tuvieses ahora a mano un lápiz y un papel?.

A eso nos referimos con memorabilidad. Que tu marca se quede grabada en la memoria, sea recordada y aún mejor: que pueda ser reproducida fácilmente.

2.- Tu logo debe transmitir mensajes.


No se trata de crear un logo demasiado figurativo o de que todo tu branding se base en el diseño del logo, pero existen muchas formas de transmitir uno o varios mensajes, gracias a: el color, la tipografía, los trazos, el grosor, las formas… y estas nos pueden sugerir:

  • Lujo
  • Elegancia
  • Frescura
  • Desenfado
  • Superación
  • Simpatía
  • Energía
  • Cercanía…

También pueden transmitirnos desorden, caos y hasta ataques epilépticos (si están mal hechos).

Si logras que tu logo profesional transmita un mensaje lo has hecho bien. Si además ese mensaje se entiende rápidamente mejor que mejor. Y aún más, si además de transmitirnos ese primer mensaje o asociación al verlo más detalladamente nos transmite otras cosas, ya se vuelve excelente.

Mensajes o lecturas ocultas dentro de las marcas…molan ¿eh?

3.- Tu logo debe ser versátil.


Sí amig@s. Ésta es una condición que a día de hoy debe cumplir tu diseño de logo.

¿Por qué? Pues sencillo. ¿En cuantos soportes impresos o digitales vemos hoy en día un logo?

Ya no solo se trata de imprimirlo en papel, en un cartel o un sobre. Hoy en día tenemos redes sociales, webs, apps, relojes digitales, pantallas de 75”-100”, o dispositivos móviles de 6” en vertical u horizontal.

Así que es muy posible que necesites más de una versión de tu logo.

¿Sabes lo que es un logo responsive?

Seguramente hayas escuchado este término más relacionado con el diseño web.

Una web responsive se adapta al formato y dispositivo en el que se visualiza (por explicarlo rápido) igualmente si quieres más información aquí tienes un post completo.

«Los logos deben ser como el agua para poder adaptarse al recipiente que los contiene.»

Es importante que tu logo profesional tenga al menos las siguientes versiones:

  • Versión en color blanco y negro
  • Versión en color/es corporativos
  • Versión en positivo (sobre fondo blanco)
  • Versión en negativo (sobre fondo negro o de color)
  • Versión para formato horizontal
  • Versión para formato vertical.

Porque aplicar un logo con un diseño muy horizontal por ejemplo en la imagen de perfil de redes sociales (que es cuadrada o redonda en general) puede resultar complicado, se puede cortar o no leerse bien por su tamaño ajustado al formato.

Por eso es bueno tener una versión vertical, o incluso utilizar, si se tiene, el símbolo gráfico representativo de la marca (en nuestro caso la «k»)

Ejemplo de logos responsive:

4.- Intenta que tu logo perdure


Realmente hay marcas que han superado muy bien el paso del tiempo y han perdurado manteniendo su esencia. Siempre puede haber alguna revisión o restyling estos logos conservan una identidad reconocida por todos. 

«Nuestro consejo para esto es: huye de las tendencias.»

Las tendencias están bien pero no duran siempre. Intenta evitar las tipografías o técnicas que estén de moda, porque acabarán obsoletas en poco tiempo.

Se trata de intentar que el diseño pueda ser atemporal y esto es difícil. Pero por poner un ejemplo, existen tipografías muy antiguas como por ejemplo Futura, fue creada en el año 1927 y a día de hoy sigue representando modernidad y es ampliamente utilizada (además siempre puedes modificarlas: ampliar por ejemplo su interletrado, utilizar combinación de diferentes pesos, colores etc). Lo mismo ocurre con otras como la Helvética (de la que existen muchos grosores y versiones, y con la que se pueden hacer diseños muy diversos) y a día de hoy sigue más que vigente.

Es mejor seguir algunas tradiciones que dejarse llevar por las modas.

Lo mismo pasa con ciertos elementos, formas o colores que debido a su amplia utilización acaban resultando redundantes y al tiempo, obsoletos.

Así que, aunque sea difícil y no seamos adivinos para saber si nuestro logo durará poco o mucho en el tiempo, intentemos por todos los medios que no quede obsoleto.

Nuevamente la regla del menos es más. La limpieza en el diseño, el color, la originalidad, junto a una buena base de diseño, te ayudarán a lograr que tu diseño de logo perdure.

Un ejemplo de durabilidad fue (hasta hace no mucho) el logo de American Airlines del diseñador Massimo Vignelli que fue diseñado en 1967 y se mantuvo en uso hasta el año 2013 (46 años, casi nada).

5.- Un logo debe ser legible.


No nos queramos flipar mucho y compliquemos tanto el diseño que finalmente este no pueda ser leído con facilidad. Parece una chorrada pero hay muchos ejemplos. Así que el último consejo es: cuida la legibilidad.

Además tenemos que tener en cuenta la distancia a la que la podemos ver o el el diseño, muy reducido en algunos formatos, o a difícil de leer a larga distancia.

Puedes hacer modificaciones en las tipografías para generar el efecto que deseas, incluir elementos dentro de ellas, cambiar su interletrado (mayor o menor) o interlineado, pero luego revisa si con estos cambios la marca se sigue leyendo correctamente y sin esfuerzo.

Ojo también con la utilización del color o pesos muy finos de tipografía porque en tamaños reducidos podrían jugarte malas pasadas.

Para esto está la regla de la escala mínima legible que debe tener tu logo y que debe aparecer siempre en un manual corporativo. Cuanto mejor se lea el logo en un formato pequeño, mejor, más entendible será, también más versátil, como hablábamos anteriormente.


Revísalo bien a ver si al final va a tener forma de poll…o sin cabeza o de cu… alquier otra cosa.

Hay ejemplos de diseños desafortunados, por eso hay que mirarlo con mala idea.

Revisa una y otra vez tu logo: sus formas, trazos,… míralo desde todos los ángulos posibles para que no tenga una asociación negativa. Ten cuidado también con el color ya que dependiendo del sector al que queremos dirigirnos, ciertos colores tienen una asociación negativa.

Por ejemplo, si el logo que has creado tiene una cruz en forma de gancho, cierta inclinación y ves que de alguna manera te recuerda a un símbolo que utilizaban los nacionalsocialistas en la Segunda Guerra Mundial (por cierto este diseño se lo apropiaron como casi se apropian de toda Europa), quizás haga falta otra revisión.

Hay ejemplos de esto. Así que ten cuidado y revísalo con mil ojos.

También puede resultar muy útil que lo revise primero gente de tu entorno y que evalúen: si les resulta o no moderno, legible, si entienden el mensaje, si ven alguna asociación negativa. También ahí filtra un poco, ya que como dijo Clint Eastwood:

En definitiva

Estos han sido los 5 consejos o principios básicos para crear un logo profesional.

Hay mucho más y realmente crear un un logo profesional no es tarea fácil, hay muchos aspectos que considerar y técnicas para lograr un diseño que cumpla con estas condiciones.

Si quieres saber un poco más sobre el proceso o quieres comenzar a crear un logo profesional, te recomendamos que empieces por aquí.

Si te gusta este tipo de contenido podemos seguir hablando de ello. Así que háznoslo saber en los comentarios o en Redes Sociales,

¡Te leemos!

Alex Santana

Alex Santana Diseñador Gráfico/Web y también ingeniero. Admirador de The Rolling Stones, Vignelli, Estrada, Scorsese, Billy Wilder y sobretodo Claudia Bravo ;) Me apasiona el diseño web, el SEO y las marcas que transmiten

Todos los post de: Alex Santana

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

        He leído y acepto la Política de Privacidad. Debes marcar esta casilla

    La comunicación de sus datos será objeto de tratamiento por parte del Responsable del Tratamiento JUAN ALEJANDRO SANTANA DELGADO. Esta comunicación se utilizará exclusivamente para tratar sus datos para atender su solicitud, siempre de acuerdo al Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016 (RGPD), Ley Orgánica 3/2018 de 5 de diciembre (LOPDGDD) y demás normativa legal vigente en materia de protección de datos personales, sobre protección de datos. Sus datos no se comunicarán a terceros, excepto por obligación legal, y se mantendrán mientras no solicite su cancelación.
    En cualquier momento usted puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y oposición, o si procede, a la limitación y/o cancelación del tratamiento, comunicándolo por escrito, indicando sus datos personales a C/ ANNA MARIA DE SAAVEDRA, 6, ESC D, BAJOS 3ª 08720, VILAFRANCA DEL PENEDÈS o mediante un email a info@estudio-ka.es.
    La comunicación de sus datos será objeto de tratamiento por parte del Responsable del Tratamiento JUAN ALEJANDRO SANTANA DELGADO. Esta comunicación se utilizará exclusivamente para tratar sus datos para atender su solicitud, siempre de acuerdo al Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016 (RGPD), Ley Orgánica 3/2018 de 5 de diciembre (LOPDGDD) y demás normativa legal vigente en materia de protección de datos personales, sobre protección de datos. Sus datos no se comunicarán a terceros, excepto por obligación legal, y se mantendrán mientras no solicite su cancelación.
    En cualquier momento usted puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y oposición, o si procede, a la limitación y/o cancelación del tratamiento, comunicándolo por escrito, indicando sus datos personales a C/ ANNA MARIA DE SAAVEDRA, 6, ESC D, BAJOS 3ª 08720, VILAFRANCA DEL PENEDÈS o mediante un email a info@estudio-ka.es.